Publique en esta revista
Información de la revista

Los médicos de urgencias no creen que se registre un número elevado de pacientes con la viruela del mono

Compartir

SEMES · 20 mayo 2022 09:00

El Grupo de Infecciones en Urgencias de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) ha manifestado la poca probabilidad de que haya un número elevado de personas con la viruela del mono, enfermedad viral zoonótica causada por el virus de la viruela del simio (virus monkeypox) y de la que se sospecha que hayan contraído una veintena de personas en Madrid.

"La trasmisión entre humanos es escasa y requiere de un contacto estrecho, por lo que no se espera un número muy elevado de pacientes", declaran estos facultativos, quienes han detallado que la transmisión se produce por contacto con animal, persona o material infectado a través de piel lesionada, membranas mucosas y tracto respiratorio

En concreto, el virus monkeypox se transmite a los humanos a través del contacto con un animal o humano infectado, o con material contaminado con el virus. Este ingresa al cuerpo a través de la piel lesionada, el tracto respiratorio o las membranas mucosas. Se supone que la transmisión del virus a través del contacto directo o indirecto con animales vivos o muertos es el factor principal de las infecciones humanas por virus monkeypox.

"La transmisión de persona a persona es rara, pero se han informado eventos de transmisión en serie. De manera similar a la viruela, la transmisión del virus de persona a persona ocurre principalmente a través de gotitas respiratorias grandes durante el contacto cara a cara directo y prolongado. Además, el virus monkeypox puede transmitirse por contacto directo con fluidos corporales de una persona infectada o con objetos contaminados, como ropa de cama o ropa", informan los médicos de urgencias.

Respecto a la detección de la enfermedad, explican que diagnóstico de presunción se hace por la clínica y los antecedentes epidemiológicos, y el de confirmación por el aislamiento del virus o su material genómico en muestras de tejidos (vesículas, pústulas o frotis nasofaríngeo).

Además, el diagnostico diferencial se plantea fundamentalmente con la varicela. "Todas las lesiones evolucionan de manera sincrónica en todas las partes del cuerpo, lo que ayuda al diagnóstico diferencial con la varicela. A diferencia de la viruela humana los pacientes presentan adenomegalia inflamatoria, más frecuentemente submandibular", argumentan.

A menudo comienza con una combinación de fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, agotamiento, astenia, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de espalda y dolores musculares. Tres días después del inicio de la fiebre, el paciente desarrolla una erupción, que tiende a aparecer primero en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, incluidas las manos y los pies.

Las lesiones cutáneas a menudo se presentan primero como máculas, evolucionando sucesivamente a pápulas, vesículas, pústulas, costras y costras. El número de lesiones puede oscilar entre unas pocas y miles. Las lesiones cutáneas generalmente aparecen todas en la misma etapa, lo cual es un sello característico de la viruela y el virus monkeypox, y las distingue de la varicela.

"Para la mayoría de las personas es una enfermedad autolimitada, que generalmente dura de 2 a 4 semanas y da como resultado una recuperación completa. No obstante, las personas inmunodeprimidas pueden sufrir complicaciones como dificultad respiratoria, infecciones bacterianas secundarias y encefalitis", concluyen.

Noticias relaccionadas

El organismo internacional reclama atención a la población general y los profesionales sanitarios para que personal especializado examine los casos de erupciones cutáneas inusuales.

Reino Unido y Portugal alertaron esta semana de la detección de algunos casos de esta enfermedad rara, provocada por un virus que se transmite generalmente de los animales a los humanos.

FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?